jueves, 5 de noviembre de 2009

¿Qué es especismo?


Aquellos que apoyan la liberación animal son frecuentemente descalificados por decir que los animales humanos y los no humanos son iguales o que deben ser tratados por igual. En cierto modo estas críticas son correctas. Los humanos tenemos muchos intereses que no son compartidos por los animales, por ejemplo la libertad de expresión, libertad de culto, el derecho al voto... Pero del mismo modo, las feministas han pedido el derecho al aborto –un derecho que no puede ser aplicado a los hombres-, pero esto no hace que el término “sexismo” carezca de significado. Cuando decimos que todas las personas son iguales no nos referimos a que todas ellas tienen las mismas capacidades. Decimos que todas deben ser tratadas del mismo modo sin importar las capacidades que posean. Incluso en el caso de ser probado que las mujeres fuesen menos inteligentes que los hombres, esto no sería una razón para tratar mal a las mujeres. Es un error tratar mal a las personas en base a las capacidades que posea o de las que carezca, ya que lo verdaderamente importante no es su capacidad intelectual sino su capacidad para sentir dolor, sufrimiento y alegría. De este modo, el principio de igualdad aplicado a los humanos también puede ser aplicado a los animales, que también sentir dolor, sufrimiento y alegría. Esto no significa que debamos darles a los peces el derecho a votar, sino que los tenemos que dejar en el mar. Significa que los consideremos iguales por el hecho de que pueden padecer sufrimiento y disfrutar de la vida, sin importar el sexo, la clase social, la raza o la especie del ser específico. A pesar de que es difícil comparar intereses, creo que se pueden hacer algunas generalizaciones al respecto. Todos los seres tienen un interés en mantener una integridad física (en no ser mutilados o heridos por otros). Este interés es muy importante, y lo es más que, por ejemplo, una preferencia de comida como puede ser el preferir comer chuletas de cerdo a comer lentejas. La única razón para darle mas importancia a tu trivial interés por comerte al cerdo por encima del interés vital del cerdo en mantener su integridad física es la especie del cerdo, una especie no humana. El creer que tu interés trivial es más importante que el interés vital de un cerdo es especista, porque no consideras por igual intereses que sí son iguales, únicamente basándose en la especie. Es lo mismo que el no dar la misma consideración a los intereses de las personas negras por su raza. De este modo, el no ser especista no significa tratar a los animales humanos y a los no humanos del mismo modo, lo cual es obviamente ridículo. Significa dar el mismo valor a iguales intereses y necesidades –intereses que varían de una especie a otra. La mera pertenencia a una especie no puede ser una razón para menospreciar los intereses de un individuo, al igual que tampoco puede serlo el pertenecer a un sexo o una raza determinada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada